Información General

Los salarios y el TLCAN

Agencias - La respuesta mexicana es que, si se trata de homologación de beneficios, en EU tendría que incorporarse el costo de la seguridad social, de la vivienda, así como el PTU, lo que evidentemente no va a suceder.
*A los negociadores de Estados Unidos y Canadá no les preocupa el tema del salario mínimo, que tanta controversia ha causado en México, a partir de la iniciativa del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para aumentarlo
12/09/2017-México-Enrique Quintana
Durante la segunda ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica salió a colación nuevamente el tema salarial.

El Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, puso el tema sobre la mesa al finalizar las conversaciones:

“No es ningún secreto que las cláusulas laborales serán conflictivas y que nuestro objetivo es tener cláusulas que eleven los salarios en México. Eso es conveniente para los mexicanos y conveniente para Estados Unidos”, fueron sus palabras textuales.

El tema no es nuevo en el TLCAN. El artículo 1 del Acuerdo de Cooperación Laboral, que se anexó al Tratado original, establece en primer lugar en su lista de objetivos lo siguiente: “mejorar las condiciones de trabajo y los niveles de vida en territorio de cada una de las partes”.

La gran diferencia con lo que hoy se discute es que los anexos no tienen la misma fuerza legal del Tratado.

Tanto el gobierno mexicano como el sector privado se han opuesto a que en el tema laboral se formule un objetivo explícito en cuanto a salarios.

¿Cuál es la realidad del tema salarial y qué perspectivas existen de que haya algún punto específico que sea incluido en la negociación?

A los negociadores de Estados Unidos y Canadá no les preocupa el tema del salario mínimo, que tanta controversia ha causado en México, a partir de la iniciativa del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para aumentarlo.

Lo que preocupa es básicamente el salario manufacturero que se paga en las empresas exportadoras, y que, a su juicio, es un factor que da una ventaja 'indebida' a las empresas instaladas en México.

La diferencia salarial es un hecho.

El reporte de marzo del Departamento del Trabajo señala que las industrias productoras de bienes pagaron en Estados Unidos un salario promedio por hora de 26.19 dólares.

Para ese mismo periodo el salario medio diario en la industria manufacturera mexicana fue de 340 pesos. Convertido a dólares por hora (a 18 pesos por dólar) el resultado es de 2.36, es decir, el 9.0 por ciento de lo pagado en Estados Unidos (EU).

Sin embargo, la evolución del poder adquisitivo ha sido diferente.

En EU los salarios reales de la industria productora de bienes crecieron 6.25 por ciento en lo que va del siglo.

En México, los salarios reales (en pesos constantes) de las manufacturas aumentaron en 25.9 por ciento entre 2000 y marzo de este año.

La realidad es que las diferencias salariales en el sector exportador
–lo que preocupa a EU y Canadá– se van a ir cerrando al mismo tiempo que vaya aumentando la productividad de las empresas mexicanas, o que haya mayor flujo migratorio en la región. O, en dólares, si el peso mexicano se fortalece.

Y la respuesta mexicana es que, si se trata de homologación de beneficios, en EU tendría que incorporarse el costo de la seguridad social, de la vivienda, así como el PTU, lo que evidentemente no va a suceder.

Todo indica que el objetivo de EU al insistir en el tema salarial tiene como propósito el presionar a México con el objeto de canjear este punto por concesiones en otros ámbitos.

Lo más probable es que el propio acuerdo signado ya en las Cartas Paralelas, con unos pocos cambios, pase en lo esencial a formar parte del texto mismo del TLCAN, con sus riesgos y ventajas, pues puede ser un nuevo pretexto para el proteccionismo de productores norteamericanos.

Twitter: @E_Q_

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/los-salarios-y-el-tlcan.html

Video